jueves, 13 de julio de 2017

Levantamos el vuelo emocional con la convincente "Llamada del Oso" de los Ídolos del Extrarradio

Portada
Nadie hace nada igual, ni siquiera parecido. Cada disco de los Ídolos del Extrarradio es un compendio visceral de música y lírica al margen de todo, y éste nuevo, más aún si cabe. Sus canciones se me antojan la voz del subconsciente de cualquier ser que tenga alguna inquietud existencial. Su música se sustenta con letras profundas cantadas magistralmente, a voz en grito, con acompañamiento de guitarras corrosivas, más una sección rítmica de lacerante bajo y obsesiva batería. Juntos, juegan con tu mente, dispuestos a contagiarte esa intranquilidad del absurdo vital. Una fuerza propia que mana con conocimiento de causa y esa naturalidad con la que queman el entorno cotidiano mediante un fuego interior que prende con chispazos de fuzz.  Su nuevo trabajo lleva por título genérico “La Llamada del Oso” y ha sido editado este 2017 por la banda con la colaboración de Folc records, Producciones Tudancas y In my heart empire records. Cae el imperio de lo absurdo, y esa llamada desde lo más profundo del bosque, te invita a transitar por un nuevo camino, con una nueva visión, la de este poderoso combo de after punk que bombardea tus convicciones desde el extrarradio con una fiereza inusitada.  

Trayectoria 

Los Ídolos del Extrarradio
Los Ídolos del Extrarradio son actualmente un trío formado por Alex Pis, voz y bajo; Fuzzio a la guitarra; y Gutxi a la batería, tras dejarles en 2016 el guitarrista Raúl por cuestiones personales. Alex Pis dirige los estudios Drive Division y tiene otro poryecto llamado The Drive, un dúo con Miguela Sainz de Lupers.

Se formaron en 2005 con músicos procedentes de la escena punk rock de Santander. Al año siguiente grabaron sus primeras maquetas y en 2007 editaron su primer álbum titulado “Quién necesita amor teniendo una pistola” con la discográfica Oídos sordos. Este primer trabajo contenía 13 canciones con detalles bien audibles tanto de punk y postpunk, como de new wave. Ese disco, grabado en sus habituales estudios de Drive Division, obtuvo muy buenas críticas y lo presentaron con una extensa gira. En 2008 compusieron nuevos temas. En los mismos estudios, dan forma a 13 nuevas canciones, quizá un tanto más postpunk y con un pop oscuro como denominador común. A mediados de 2009 editan su segundo trabajo titulado: “El depresivo cuadro de los Chicos Eléctricos” con el que vuelven a la carretera hasta la primavera de 2010 que entran de nuevo en los estudios mencionados para grabar el Ep “Guerras Bipolares”, su primer vinilo. Editado por Discos de Extrarradio y Producciones Intrankil·les en 2011, al tema que le da nombre le acompañan otros tres más que son “Hasta Siempre Mr. Nouta” en la Cara A, más “Grecia” y “Cristina escupió al Cielo” en la B. Puedes leer una reseña de este disco en el Magic Pop aquí.

detalle del 12"
En 2012 Alex Pis graba, mezcla y masteriza en su estudio Drive Division su siguiente entrega, un Lp split con los también santanderinos Sierra Nevada.  Editado por In my Heart Empire y Big Jim Records, el diseño corre a cargo de Juan Arredondo con fotografías del archivo de la Nasa.  Los ídolos del Extrarradio aportan los temas “Jamás pienso frenar”, “Peón Vs. Alfil”, “Cagar y volver”, “Magia Cutre”  y “Caprichos de un Perdedor” en el que han contado con la colaboración del mencionado Juan Arredondo a las voces y Andrea Cabello al violonchelo. Ya en 2014, los Ídolos del Extrarradio sacan un mini-Lp con el título de “Vorágine” (In my Heart Empire-Ídolos del Extrarradio) con otras siete brillantes canciones. Más información de esos discos en este mismo Magic Pop. En 2016 su guitarrista Raúl dejaba el proyecto por cuestiones familiares y laborales. 

"La Llamada del oso" fue grabado, mesclado y masterizado en Drive Division potr Alex Pis en octubre de 2016. El magnífico diseño con esa turbadora portada y contraportada es de Mutta Estudio.  

Las canciones 

Ídolols del Extrarradio
El tema que le da nombre genérico, la “Llamada del Oso”, es el título del primer corte del álbum. Abre el disco con esas guitarras cortantes para que “se callen los niños, que nos dejen en paz, el imperio se ha caído… los gritos al compás”. Lujuria poética y musical mediante unos arreglos de hard after punk descomunales, interpretados por una sección rítmica potente más una voz gritando, con tremendo poderío, para resolver el teorema de “cuatro paredes sin poderse tapiar”. Le sigue  “Cobarde, cobarde”, otra genialidad en la que se suman lo visceral a la crítica existencial para denunciar “las mismas caras, los mismos gestos, casas, plantas, tiestos, locos, dueños, frases… aburrimiento. Las mismas fiestas en tu cerebro… el mismo sueño, feo y negro… un pueblo ciego”. Rítmica aguerrida a base de batería y bajo que nos acongoja con una frecuencia irrefrenable más esas guitarras disparando acordes desgarrados dando cobertura a la sensacional voz principal.   

A continuación nos ofrecen “Cosas de Críos” que se construye con un muro de guitarra con sección rítmica reflexionando sobre el inexorable paso del tiempo: “el paso de los días nos ha cambiado… mi infancia es este cuerpo que se está desgastando por dentro y por fuera, dame droga que genere otro caos…”. Perdimos la cuenta pero quedan apuntados los bellos orgasmos, los mordiscos, los escupitajos, pasarme encerrado en un local, de fiesta… sin que nadie me atragante la ingesta. Guitarras cortantes con persistente bajo y batería nos procuran momentos eléctricos que invitan al baile entre reflexiones vitales: “Yo no aguanto esta mierda, que explosione el planeta o que dé marcha atrás…” 

Ídolos del Extrarradio
Con “España”, el trío descarga un furibundo y oscuro mensaje “huyendo de las luces y las sombras”, con ciertos aires latinos. Nos cuentan:  “España se hunde en un charco de mierda, seguimos en estado de fiesta, se quema y no me da pena”. Ritmos tenaces, guitarras combativas y esa voz compenetrada a la perfección crean tensiones musicales y poéticas que ponen los pelos de punta.      
“Sangre de Obrero” cierra la cara A. Empieza y termina con un tempo pausado y obsesivo en el que se enredan los arreglos con una sobriedad fascinante para acotar un cautivador ritmo de bajo más batería con guitarra ácida más esa soberbia voz que nos cuenta: “maldita la gracia que le hizo a tu abuelo ir a pegar cuatro tiros a aquel agujero y luego rezar por ser solo un preso”. La miseria y el miedo ponen punto final… “has traicionado a los tuyos por ser como ellos…caminamos juntos hacia el infierno…vivir mudo, morir lento”.     

 “Purga en el Parque” encabeza la  cara B.  Se trata de otra canción que desprende una rabia afilada:  “ya no queremos tu pasta, hemos venido a matarte, hemos raptado a tus hijos… quita esa cara de ingenio”. Una purga de guitarra, bajo y batería que nos conquistan desde el primer compás ya sea respaldando a la voz principal como ofreciéndonos momentos instrumentales altamente seductores. Mediante “Extrarradio” aplican a su cosmología, detalles de hardcore oscuro con ritmo acelerado y fuzz agresivo con cortes rítmicos y andanadas salvajes que te acelerarán el corazón. “Hemos tomado una dirección, antes muertos que un chiste sin gracia…de todos esos que quieren vernos muertos, siempre hay un imbécil que pide redención”.  Le sucede “No Habrá Piedad”, canción enigmática, con esa combinación de post punk ácido a base de guitarras oscuras y ritmos penetrantes que se aceleran para dicernos “que no habrá piedad, solo fuego, con los nuestros”. “Con la humillación controlada, un nuevo orden nos abraza” en esta exhibición de recursos aprehendidos y dispuestos para conformar el fascinante microuniverso de nuestros Idolos del Extrarradio.        

Alex Pis
Llegamos a “Nuestro Hogar”, otro sensacional tema en el que se nos presentan “grandes…si hoy nos dejan respirar”, dispuestos a luchar con éxito en ese combate que todo artista libra para definir temas propios memorables en los que emergen múltiples excelencias, desde el sonido a los arreglos perfilados con sabio enfado “emancipado…sin normas que acatar” mientras “entre el centeno brotan las viejas ideas, sangre por sangre y el dolor que eso conlleva”.  Respiran con una entrega desbordante que nos lleva a esos “Culos Sangrantes” donde inciden en su vertiente más oscura con entrada de batería más bajo y guitarras espeluznantes ante “un Dios que se mofa de esta situación de horror”.  Un “cuento feo” y “una maldita obsesión” con momentos instrumentales geniales que se apropian de los sentidos, con silencios siniestros y crescendos espectaculares con versos sensacionales como “Todo está muerto y el amor está acabado, tu pintas de rosa la mierda que hemos cagado”. Finaliza el disco con “Esgrima”, la última de las excelencias de este disco en la que la banda aporta punteos mordaces mientras la magnífica voz empieza diciendo: “estoy desesperado, lo siento si estoy falto de fluidez. Debería estar borracho… o anclado en este sueño convertido en pesadilla… ideando algunos planes que nos saquen de este entierro de cal viva. Desearía hacer esgrima en la cara de jefe. Ser indestructibles, y librarnos de estas heces que se conocen como gente, crean seres deprimentes, tan impertinentes como yo”.  Entre golpes rítmicos, “esa metralla que nos salpica”, más un lisérgico solo de guitarra que protagoniza la parte final ayudado por un bajo profundo, nos ofrecen  versos tan  conmovedores como “ya nos somos tu negocio, siento tener que decir esto: hacen falta ricos muertos para levantar el vuelo Emocional!!!”. 

Reflexión final  

Ídolols del Extrarradio
El nuevo disco de los Idolos del Extrarradio implica una evolución clara y contundente con respecto a sus anteriores trabajos discográficos. No solo han logrado definir, con una brillantez inusitada, unos cuantos pasos más allá de todo lo conocido hasta el momento dentro de la órbita siniestra del llamado after punk, sino que incluso han sido muy capaces de perfilar, al mínimo detalle, unas canciones propias altamente viscerales, penetrantes y solemnes, si se me permite tan imponente adjetivo.  Una fascinante obra definida también con versos punzantes, dando muestras de un dominio poético de las ideas, desde las más íntimas a las más belicosas. Una poesía manifestada con las palabras más apropiadas dentro de un juego inmejorable que les distingue como únicos mediante ese el dominio de los parámetros, tan  oscuros como afilados, del rock and roll más salvaje. Los arreglos tienen una carga emocional desbordante, el sonido es perfecto, y las interpretaciones de sus tres músicos, incluidas las solistas, se entienden en toda su magnitud si se las escucha como parte indisoluble de la combinación de recursos. De este modo consiguen dar forma a una atmósfera genérica que puede resultar asfixiante como la vida pero no está exenta de esperanza como los sueños; que emerge hiriente del extrarradio para perforar la mediocridad del centro de todo conformismo, incluido el underground.  “La Llamada del oso” es un grito de supervivencia, de hastío pero también de venganza, de lucha por uno mismo, por ese crío que siempre se es, que sangra pero intenta, una vez más, que las ilusiones, al menos las emocionales, se hagan realidad en este mundo cotidiano aunque sea una mierda con la que no tenengamos nada que ver.      

Nota: Puedes comprar el disco en el bandcamp del grupo o en el de Folc Records

Por último te invitamos a ver el vídeo que hicieron del tema que da título al álbum, realizado por Alex Pis.




No hay comentarios:

Publicar un comentario