martes, 13 de junio de 2017

Paul Collins repasa su trayectoria en acústico en el A Wamba Buluba Club (Marula BCN) con unos Protex impactantes

Paul Collins y los Protex. Foto: Ivy Lot_ (Eva Ferrera)
La gira de Paul Collins, en acústico y en solitario por España durante estos días de mayo y junio de 2017, coincide con la reedición del disco de 1992 de título homónimo, en cuya portada aparece el maestro del powerpop tocado con un sombrero vaquero. En pleno boom “grunge”, DRO editaba  este magnífico trabajo de pop poderoso con toques de country.  Un álbum que cumple 25 años durante los que Collins ha persistido, contra lo inimaginable, en su hazaña artística y vital por reivindicarse, con toda la razón del mundo, como uno de los mejores compositores, cantantes e intérpretes de canciones de rock and  roll de la historia.  Por otra parte, el sello Lolipop Records ha reeditado dos de sus trabajos de los ochenta: “To beat or not to beat”  y “Long time gone”.

Paul Collins. Foto: Ivy Lot_ 
Paul Collins siempre ha tenido en nuestro país una amplia repercusión al menos entre los acérrimos amantes del powerpop.  Aunque ahora reside en Nueva York, durante los ochenta y noventa vivió en Madrid. Durante su larga como fructífera trayectoria, que arranca en los setenta con los Nerves y sigue con los Beat, más luego en solitario, ha facturado algunas de las mejores canciones de pop de todos los tiempos como ese “Hanging on the Telephone” de los Nerves con el que triunfó Blondie, o las perlas memorables de “Rock and roll girl”, "Don't Wait Up For Me", “I don’t fit in”, “Different kind of girl”… con los Beat, "All Over The World" con Paul Collins'Beat, o ese fascinante “In another world“ con el que se abre este álbum que cumple ahora 25 años.    

Muchos de estos temas y otros sonaron en acústico el pasado día 8 de junio de 2017 en la sala Marula de Barcelona en un concierto organizado por A Wamba Buluba Club en el que también actuaron los irlandeses Protex, combo de powerpop y punk, de los ochenta. tras los directos pinchó el Sr. Varo más Turista Bang Bang con sus respectivas colecciones de grandes temas de la Black Music con raíces sixties. Magic Pop estuvo allí y, a continuaciòn te ofrecemos un resumen de lo acontecido con fotos de Eva Ferrera (aka Ivy Lot_)  y texto de Alex Martí.  



Paul Collins, el poder del pop en acústico 

Paul Collins, Foto; Eva Ferrera 
Paul Collins planteó su concierto acústico con una generosa lista de sus mejores temas, ya legendarios y ejemplos fehacientes del mejor powerpop de todos los tiempos. Arrancó con gemas del calibre de “You Won't Be Happy”, y uno tras otro, fuimos recordando clásicos de su magnífica trayectoria artística al tiempo que nos iba contando anécdotas de esa carrera musical desde mediados de los setenta hasta la actualidad pasando por su conexión con la movida madrileña de los ochenta o los difíciles noventa.

Paul Collins. Foto: Eva Ferrera 

Entre canción y canción nos contó anécdotas de su inicial viaje, tanto a nivel vital como  musical, así como de qué tema le gusta a su madre, o bien de lo difícil que resulta componer baladas como “Flying High”,  pero también de su "relación" con  Elvis Presley, nombre que citó como reclamo para intentar llamar la atención de aquellos que, desde las últimas filas, no dejaron de hablar prácticamente durante toda su actuación demostrando muy poco interés por la música así como un nulo respeto ni por el artista ni por el resto de público. Pese a todo, el concierto o del maestro fue vibrante, repleto de energía y planteado con una fuerza comunicativa a raudales. Su voz tiene, por el paso de los años, un matiz de desgarro que se manifiesta al final de algunas frases y le da un toque peculiar. Es el peaje a pagar por no modificar la armonía en la que fueron concebidas para que sigan manteniendo la energía inicial con la que fueron concebidas.  Al final, y con la ayuda de los Protex, interpretaron un tema de los Nerves, ““Hanging on the Telephone”  que sonó voluntarioso pero poco ensayado. La cosa mejoró con “Walking Out On Love” en el que también colaboraron con resultados más precisos y cautivadores.   

Protex, punk 70's y new wave 80's en plena forma 

Protex. Foto: Eva Ferrera 
De este modo y sin pausa, entraron en acción los Protex que, ya con sus temas propios, demostraron estar en muy buena forma. Lograron una combinación excelente entre las dos guitarras, dando una cobertura inmejorable a las dos voces principales arropadas por coros de puño en alto. Resultaron no menos inmejorables el bajo y la batería compenetrados en una sección rítmica que fue implacable e impecable de principio a fin. De su primer Lp de los ochenta, inédito hasta 2010, sonaron canciones conocidas en la época por singles, y recopilatorios posteriores, como “Strange Things”, “Look Out Johnny”, “Night Of Action”, “Forever”, “A Place In Your Heart”, “Private Lies”, “Smile And Say Goodbye”, o “Don't Ring Me Up” con la que cerraron. También recuperaron algunos temas de sus primeros singles no incluidos en el Lp como  “Heartache” o  “I Can't Cope”. De su más reciente trabajo de 2017, interpretaron canciones con excelentes bases rítmicas y buenas melodías de punk pop como “Look Out”, “Tightrope”, “On the Wire”, “Even If i Wanrted to”, “Waiting for the sign”, “Shining Star”, “Because Of You”” o “Fool In My Mind”.  Para finalizar, nos regalaron un bis con una adaptación “ramoniana” del clásico “Let’s Dance” de Jim Lee. 

Protex. Foto: Eva Ferrera 
Sin lugar a dudas, ambos proyectos resultaron en vivo todo un ejemplo a seguir para todos aquellos músicos que con el objetivo, justificable y loable, de recuperar los viejos tiempos, se presentan ante su público fiel con las canciones de esa memorable juventud, momentos sonoros que, con actitud y ensayo, más de lo segundo que de lo primero, no tienen porque perder ni un ápice de su fuerza comunicativa y energía pasional.      


Trayectoria de Protex

Protex. Foto: Eva Ferrera 
Protex, banda de punk de Belfast, son Aidan Murtagh, guitarra y voz; Norman Boyd a la guitarra y coros (Stonefish);  John Rossi al bajo y coros (Peace Frog y Shock Treatment); y Gordie Walker a la batería (Glam Slam, Crash Into June). Anteriormente formaron parte de la banda David McMaster a la guitarra y voces de 1978 a 2014;  Paul Maxwell al bajo y coros de 1978 a 1980; y Owen McFadden a la batería de 1978 a 1980, o Andrew Curliss al bajo (2012).

Protex. Foto: Eva Ferrera 



La banda se creó en 1977 tas un  concierto en Belfast y primero se llamaron Protex Blue (marca de preservativos), nombre de una canción del grupo británico The Clash incluido en su primer álbum de título homónimo.  Después se acortaron el nombre a Protex.  Aidan y Owen habían formado parte de una banda llamada The Incredibly Boring Band de la que también surgieron The Peasants.  Sacaron un single con Good Vibrations records, “Don't Ring Me Up” (1978), reeditado por Rough Trade, firmaron con Polydor a principios de 1979. En verano de ese año se trasladaron a Londres y tras un single, “I Can't Cope” (1979)  grabaron su primer disco titulado provisionalmente “Strange Obsessions” producido por Chas Chandler.  El disco nunca salió y tras un par de singles más con los temas “I Can Only Dream” (1979) y “A Place In Your Heart” (1980)  se separaron en 1981. Ya en 2010 salió ese Lp editado por Sing Sing records. En 2014 volvieron a tocar y salió un directo titulado “Live in Tokyo”  grabado en junio de 2013, y este 2017 Bachelor records les ha editado su más reciente trabajo “Tightrope” con diez temas de powerpop y punk. 

Trayectoria de Paul Collins

Paul Collins. Foto: Eva Ferrera 
Paul Collins nació en 1954 en Nueva York. Cantante, guitarrista, compositor, percusionista y productor,  empezó formando parte de The Nerves, trío de power pop creado en San Francisco  1974, con Jack Lee y Peter Case de The Plimsouls.  Sacaron un EP de 4 canciones que incluía el clásico "Hanging on the Telephone" que más tarde se convertiría en un éxito para Blondie. Disueltos en 1977, se trasladó a los Ángeles y formó su propio grupo The Beat, en ocasiones llamado The Paul Collins Beat para evitar la confusión con el grupo Beat británico de ska.  El resto eran el bajista Steve Huff, el baterista Mike Ruiz y el guitarrista solista Larry Whitman. Debutaron con un aclamado disco de título homónimo en 1979 con el productor Bruce Botnick (quien había producido a The Doors). 

Paul Collins. Foto: Eva Ferrera 
A principios de los ochenta pasan a llamarse  The Paul Collin's Beat  sacando los discos "The Kids Are The Same” (1982), “To beat or No To Beat” (1983), “Long Time Gone”  (1985), “Live At The Universal” (1986)  y su último álbum “One Night”, lanzado en 1987, tras el que aparca el proyecto.
Paul Collins en solitario grabaría un álbum homónimo  en 1992 para DRO (reeditado en mayo de 2017 por Warner), con algunos detalles de country rock, más invitados especiales como Greg Kihn, Cyril Jordan (de Flamin Groovies), Jeff Trott (Sheryl Crow), Chuck Prophet (Green On Red), Dave Immergluck (Counting Crows), entre otros como miembros de la banda de Chris Isaak. Al año siguiente 1993 saca un segundo disco como Paul Collins Band, titulado “From Town To Town” con su discográfica  Wagon Wheel Records, que se especializó en power pop y música country alternativa. En 2001 se instaló con su familia en Madrid en la que ya había pasado una época a mediados de los ochenta.  La Paul Collins Beat volvería a mediados de los dos mil con discos como “Flying High” (2004), “Ribbon of Gold” (2008) y “King of Power Pop” (2010) grabado con Jim Diamond en Detroit. En 2014 saldría “Feel The Noise” producido por Diamond  en una de las últimas grabaciones realizadas en el estudio de Jim en Detroit, Ghetto Recorders antes de cerrarlo y trasladarse a Francia. Músicos americanos, irlandeses y españoles le han acompañado en sus conciertos. Volvería a instalarse en Nueva York donde reside actualmente.

Nota: Está previsto que Paul Collins actúe en el imprescindible Fuengirola Pop Weekend el 24 de junio de 2017 entre una amplia oferta de conciertos del festival a cargo de otros grandes como  los Beach Boys. Puedes conocer el magnífico cartel entrando en el siguiente enlace (+ info).

No hay comentarios:

Publicar un comentario