miércoles, 2 de octubre de 2013

Los Glosters, pletórico nuevo Ep para Clifford Records con cinco originales perlas musicales

Portada
Resulta muy emotivo que un artista dé un impulso creativo a su obra y  rompa con el continuismo de su trabajo sin perder, por ello, la esencia que le distingue. No es tarea nada fácil pero si se consigue tan loable propósito, como es el caso del nuevo Ep de los Glosters, es normal que se establezca una enorme empatía con su  público y, de este modo, el creador haga acopio de la suficiente autoconfianza como para seguir adelante con reforzada ilusión. No es la primera vez que esta banda tarraconense logra dar un impulso a su trayectoria, con nuevas propuestas originales, pero en esta ocasión, el resultado final es tan especial como fascinante. 

Los Glosters acaban de editar con la discográfica almeriense, Clifford records, su más reciente trabajo de pop con raíces sixties con el nombre genérico de “Gritos” (2013); título de una de las cuatro canciones de cosecha propia que se recogen en este fantástico vinilo que además incluye un código para su descarga digital con un temas más llamado “Chicas”. Los otros tres temas del Ep son “Club Ye Ye”, “Vestida de Negro” y “Te quiero”. Han contado con colaboraciones musicales de lujo a cargo de las cantantes Aya Sima y Adriana Prunell de los Pepper Pots, el musicólogo Radiolux Franky y los guitarristas Chus Cano y Juan Zarppa en cuyos estudios se han grabado estas brillantes nuevas canciones. 


Los Glosters. Fotos: Sansa
Los Glosters se formaron en la ciudad de Tarragona en 1997, a partir de la disolución de un grupo anterior, Els Pirats. Están formados actualmente por Puri Pedrola (bajo), Evan Dedes (batería y voces), Héctor Mir (órgano y voces), Ramón Cuenca (voz) y Carlos García (guitarra y voces). Después de algunos conciertos y recopilatorios más un Ep inicial, en 2002 sacan su primer trabajo de título homónimo con Animal Records. La discográfica  Flor y Nata edita sus siguientes discos. El Ep “Escucha!” sale en 2005, año en que inician una fructífera relación musical con los estudios de La Cocina de Juan Zarppa en Tarragona. De allí saldría otro Ep titulado “Octubre” a primeros de 2006. El año siguiente, 2007, celebran su primera década con un álbum titulado  “La Boîte”que Flor y Nata convierte en un Cd de temas nuevos y selección de grandes éxitos. El año 2008 actuaban en Liverpool dentro del prestigioso festival IPO, y a finales de 2011, presentaban un 10” editado por Clifford Record con el título de “Discos Olvidados”.

Con este nuevo trabajo los Glosters han dado un paso más allá en su ya impresionante trayectoria artística. Se trata, sin ningún tipo de duda, de su mejor disco hasta el momento, decorado con un artwork excelente a cargo de Isaac Negrié, homenajeando a esas portadas tan emblemáticas de la Belter, y un gran trabajo fotográfico de Sansa  capaz de obtener del grupo unas excelentes imágenes muy acordes con su estilo.

Las canciones

Con solo oír los cuatro primeros compases de la canción que lo abre, cualquier persona con un mínimo de sensibilidad será consciente de que esté disco va a figurar entre lo mejor de su colección. “Club Ye Ye” atesora unos fabulosos momentos musicales articulados mediante una conjunción memorable de  ritmo y melodía con riff incluido del “I can’t Explain” de los Who. Un tema donde sobresalen guitarras tejiendo detalles preciosistas mientras que el órgano sustenta la estructura armónicamente, y el bajo y batería se muestran imperturbables pero a su vez imaginativos de principio a fin. A destacar también esa fantástica voz principal que nos habla de la diversión en el club a partir de medianoche; bailando en  los allnighters sobre polvos de talco a ritmo del Dj Frank quien colabora aportando su voz en los coros.  Le sigue “Vestida de Negro” con voces femeninas muy bien entrelazadas a cargo de las Pepper Pots, Aya y Adriana. Canción que nace con uno de los versos más popsike art de nuestro poemario estatal: “ Una noche de abril, le gané al genio Dali, la nueva Marilyn...”. Canción eminentemente pop con detalles de guitarra de enorme calidad a cargo de Juan Zarppa que, en un elegante segundo plano, embellece con todo su arte, que no es poco, esa “locura en la bemol” arropada con un sensacional acento rítmico beat. 

En la cara B nos aguardan otro par de fantásticos temas, que podrían intercambiar posiciones perfectamente con los hits de la cara A. Nos referimos a “Gritos” y “Te quiero”, ambos con la colaboración de Chus Cano a las guitarras. “Gritos”, como su propio nombre indica, empieza con alaridos, ideales para definir ese  aire tan “salvaje” que identifica a esta gran banda tarraconense, capaz de construir un temazo como éste con estructura variable, en ocasiones cercana al pop ye ye, y en otras mucho más propia del rock and roll. Los dos  estilos conviven perfectamente en una misma canción al mismo tiempo que la banda logra preservar  una identidad tan personal como original. En definitiva, como bien nos cuentan,  “correr, saltar y volar” al unísono con demostrada solvencia.


Los Glosters. Contraportada  
Acaba este single con “Te quiero”, canción que inicia su discurso sonoro con un precioso punteo de guitarra al que se suma una sección rítmica que nos procura una inmejorable intensidad sonora. Añádasele a esta amalgama de emociones, una segunda guitarra que aporta pequeños pero esenciales detalles psicodélicos, y un órgano que embelesa el resultado final con absoluta naturalidad. Una vez más, los Glosters nos fascinan con una  ejecución muy conjuntada mediante un tema de amor, en toda regla, en el que destacan  calculados juegos de voces, momentos rítmicos estelares, guitarras surgiendo y desapareciendo mediante acordes fascinantes y una voz que alcanza momentos magistrales dignos de los mejores cantantes de pop de los sesenta.
   
Por lo que respecta al  tema incluido en el formato digital con el título de “Chicas”  cabe mencionar la soltura con la que definen este R&B aportando arreglos intensos a modo de banda sonora de un eventual repaso a los reclamaos publicitarios de los anuncios de contactos sexuales entre esas vivencias cotidianas que transcurren en los bares. A destacar unas guitarras de ensueño dialogando entre sí con solos tan consistentes como apasionados. 
  
Y hasta aquí, unas cuantas de las posibles sensaciones que tratan de explicar el gran impacto que nos ha causado este Ep que es ya, en nuestra opinión, uno de los discos del año. Sin lugar a dudas, han logrado plasmar uno de sus mejores momentos discográficos y a estas alturas de viaje, con más de quince años de trayectoria, resulta especialmente satisfactorio tanto para el grupo como para sus fans.

Los Glosters. Foto: Sansa
El nuevo disco de los Glosters puede presumir de composiciones originales planteadas con actitud vital, no exenta de diversión y complicidad, tanto musical como temática. Un trabajo de sonorización extraordinario, logrado mediante un proceso perfecto de grabación y mezcla realizado con minuciosidad en la Cocina de Juan Zarppa, ha permitido que llegue hasta nosotros, con nitidez y contundencia, una sección rítmica impecable de bajo y batería, unas melodías encantadoras, una voz solista convincente, y unos elaborados riffs de guitarra, por partida triple, respaldados por un poderoso órgano y unos coros de lujo. Por nuestra parte, tan solo nos queda invitaros a disfrutar, a “Gritos” si es preciso, de la fiesta que celebran los Glosters en su “Club Ye Ye”, a la que puedes acudir, si lo prefieres, “vestida de negro”; y si nadie te lo regala, “quiérete” un poco más y hazte con una copia de este nuevo Ep en tu tienda de discos favorita. 

Nota: Puedes obtener más información de los Glosters en Magic Pop. También se puede adquirir una copia en vinilo con descarga incluida en la tienda de Clifford Records o en la tienda de discos de Tarragona, Shiva Music.  

2 comentarios:

  1. Me alegro por ellos, no sólo porque son buen grupo, sino porque además son maja gente. Por cierto, ¿en la primera foto están tocando ferro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón del mundo, David, gracias por tu comentario, aunque no están "tocant ferro", sino en un Vial cerca del balcón del mediterráneo llamado William J. Bryant. Aprovecho para desearte unas buenas fiestas del Pilar. Un abrazo.

      Eliminar